Foro Cuba Debate
Regístrate a nuestro foro y debate libremente sobre Cuba en un ambiente de cordialidad y respeto. Todos los puntos de vista y perspectivas son bienvenidas sean de un lado u otro del espectro político.

El último segundo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El último segundo.

Mensaje por Patrio el Dom Ene 04, 2009 10:54 am

La noche llegó en silencio a la isla, con esa alegría de los míseros que se expresa siempre en tiempo futuro, con el tímido consuelo de la esperanza. Fuera del territorio nacional, la noche se vistió de carnaval repetido cual desfile de disfraces morales, con gastados slogans a modo de lentejuelas de traje raído por cincuenta eneros y la particular voz de un músico que envejece abrazado a su profecía incumplida, "...ya viene llegando...". Los exiliados del castrismo preparan ritualmente la última noche del año, tal vez en franco arranque freudiano de atormentadas conciencias, ante el paso de medio siglo de un cambio trocado en esperpento desde su nacimiento en los albores de 1959. La Revolución Cubana afecta por una menopausia económica crónica, muestra en el rostro los avatares de una vida díscola dedicada por entero a los placeres de la guerra y las diatribas cerebrales de su creador que a modo de Fausto caribeño, contempla desde el agónico lecho la fatuidad del maquiavélico plan concebido como proyecto social.
Sin embargo, la última noche del año gregoriano es festejada por todo cubano con verdadera pasión, ni siquiera el Camino de Santiago goza de tal júbilo en el mejor de los Jacobeos. Inmersos desde el crepúsculo en una orgía de mandíbulas a golpe de crujientes "chicharrones", fúlgidos labios por el efecto del mojo amante de la yuca y la comunión de dominóes, miradas, gritos y una frase erigida al altar de las profecías yorubas: "Este año regresamos". Nadie es más cubano que un oriundo de la isla en condición de exiliado, a tal punto alcanza la rotundidad de esta afirmación que el individuo más alejado de los textos históricos, se transforma en erudito de los temas de una historia que le ocultaron, se trueca en musicólogo y las barriadas de medio mundo comienzan a escuchar los fines de semana sones y boleros a destajo. Por si fuera poco, el arraigo es tal que rivaliza con ese nacionalismo de la América más profunda y estampan orgullosos su bandera en autos, neveras, llaveros, gorras y en cuanto artilugio les acompaña. Sométase al test de identificación y dará positivo en seis de seis intentos, ya sea en la carretera Panamericana, en cualquier interestatal de los Estados Unidos o en la más selecta rue parisina, el automóvil de un cubano es reconocible a seis millas de distancia. Ningún otro lleva una estampita de la Caridad del Cobre colgada del retrovisor y una pegatina alegórica en el cristal trasero. Si encuentra uno sin estos distintivos, hágase el que vende algo junto a la carretera. Le verá comprar y al sacar la billetera podrá observar una foto de los abuelos junto a una minúscula banderita cubana, hasta le regalará un "Muchas gracias, mi socio" que le perfume el oído como si del mejor habano se tratara.
Son únicos en la adoración de una patria que se desprendió de ellos envuelta en llanto para verlos libres, alejados del tirano que les encadenó a una ideología con brazaletes color sangre y cementerio, con el número del anticristo caribeño a modo de svástica. En los papiros de Oxirrinco, que aclararon hace un tiempo que el número de La Bestia corresponde al 616, avenido con más certeza al Apocalipsis de San Juan, encontró desde mediados del siglo XX un competidor en toda regla. El mítico 26 asdcrito a la ideología de un movimiento tan destructivo como su líder, alude también al nacimiento del anticristo en las tierras del oriente cubano y hay referencias a su Belén particular. Resulta que en octubre del mismo año un huracán devastaría la capital cubana y el Observatorio de Belén registró vientos de 103 millas por hora antes de que se rompieran todos sus anemómetros. ¿Coincidencia o profecía?. Si en la capital cubana hubiéramos tenido un Herodes por entonces,en vez de otro dictador llamado Gerardo Machado, habríamos sido salvados. Pero no fue así y el querubín nacido el 13 (número aciago) de agosto de 1926 haría honores a la cábala, en 1959 se autoproclamaría dueño de Cuba y a modo de Eolo, jugaría con ráfagas a su antojo, borrando para siempre el bosque de libertades sembrado desde un siglo antes en la república cubana.
Lo cierto es que los cubanos bailan a modo de parias danzantes de un trágico destino, son los desterrados del único mesías convertido en dictador y que este primero de enero se convirtiera en el más longevo, tras una guerra que alguien de manera burlesca le atribuyó el título de fría. Y la noche del 31 de diciembre es su día elegido para su ritual de exorcismo rodeados por su tradicional congrí. Todo indica que con el cubo de agua que lanzan a la calle a medianoche y el sudor de los cuerpos, borran el maleficio de sobrevivir bajo un gobierno que les asfixia a diario entre medidas destinadas a mantenerlos en un mutismo irracional. Los que abrieron los ojos simultáneamente con la alborada fidelista peinan canas en latitudes desde el ártico al antártico, arrastrando con ellos el grillete de una nostalgia sin par y las rejas de los consulados de la dictadura en todos los países. No hay cubanos libres ni siquiera en el exilio más lejano, la monarquía castrista les cobra sin miramientos cada abrazo a sus familiares de la isla a precio de oro.
El mundo está literalmente en llamas y siempre una noticia ocasional desplaza de los titulares el holocausto cubano. Este fin de año los corresponsales muestran ininterrumpidamente los detalles de la operación terrestre del ejército israelí de la Franja de Gaza, el mundo occidental se hace eco de un conflicto que adquiere visos de eternidad pero quisiera hacer hincapié en un detalle, resulta más fácil salir en estos momentos de la Gaza asediada que de Cuba. El movimiento Hamas dispone de un censo de túneles hasta territorio egipcio por los que cobra sustanciosos impuestos a los propietarios, pero lo más interesante es que un ciudadano palestino puede salir de la zona de conflicto por el precio de 4500 dólares estadounidenses. El asombro se hace patente no ante tamaña hipocresía de poner precio a la salvación de mujeres y niños sino ante la reciente inauguración de un túnel VIP para uso de extranjeros atrapados en el conflicto, pero al menos de aquí se puede salir. Paralelamente, el día dos de enero eran recogidos un grupo de balseros cubanos a punto de morir por un crucero en las proximidades de Las Bermudas y mientras, el benjamín de los Castro lanzaba en Santiago de Cuba una sentencia apocalíptica de cincuenta años más de penurias para la población cubana. Esta noticia no parece interesar al mundo occidental, de la misma manera que para muchos el conflicto palestino israelí es fuente de negocios, la tiranía cubana también y pasan de canal en búsqueda de un documental sobre las abejas asesinas de Assam.
¿Qué otra cosa puede hacer un cubano que no sea caer presa de convulsiones espasmódicas ventrales al ritmo de una rumba?. El mundo les ha olvidado, han sido presas de un capítulo de la historia mundial donde el decoro, el respeto a los derechos humanos y la libertad se han vestido con un código de barras y tienen un precio estipulado en dependencia del mercado. Pero ahí siguen cada 31 de diciembre, aferrados al sueño de ser libres y regresar a su patria, entre sones, congríes, tostones, aguacates, yucas y el inestimable ron de la que una vez fue La Perla de las Antillas.
Dios les bendiga.

Patrio
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original

Cantidad de envíos : 279
Efectividad de Comentarios y Análisis : 18
Puntos : 15892
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.