Foro Cuba Debate
Regístrate a nuestro foro y debate libremente sobre Cuba en un ambiente de cordialidad y respeto. Todos los puntos de vista y perspectivas son bienvenidas sean de un lado u otro del espectro político.

HISTORIA Y EVOLUCION DEL USO DE LA ANESTESIA QUIRURGICA EN CUBA PARTE II

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA Y EVOLUCION DEL USO DE LA ANESTESIA QUIRURGICA EN CUBA PARTE II

Mensaje por El Compañero el Sáb Jun 28, 2008 11:34 am

Comienzos de la Cirugía en nuestro país

La medicina inaugura la enseñanza superior. En el seno del mismo Convento en que se erigiría la Universidad, ya se habían abierto cursos públicos de medicina que regenteó el Dr. D. Francisco González del Álamo y al que asistieron tres alumnos, los primeros profesores que habría de tener la Facultad de Medicina. Pronto comenzó ésta a adquirir relieve atrayendo una pléyade de jóvenes que más tarde comenzarían a escribir brillantemente las primeras páginas de nuestra historia médica.

Sin embargo, no es hasta fines del siglo XVIII, resultado de circunstancias económicas, políticas y sociales producidas como consecuencia de la toma de La Habana por los ingleses, de la libertad de comercio y de la creación de la prensa, así como de la inmigración que determinó la cesión y venta de posesiones españolas y francesas en el Continente y los movimientos de independencia de las naciones americanas, que comienzan a florecer las artes y las ciencias, cuyos primeros esfuerzos cristalizan en la apertura de un curso de Anatomía Práctica y Cirugía, en 1797, en el Hospital Militar de San Ambrosio y cursos de Química, auspiciados por la So­ciedad Económica de Amigos del País, que profesa Don José Estévez en 1794, y el cual contribuyó grandemente al mejoramiento de la industria azucarera y tabacalera, y por ende al progreso social y económico del país.

En 1824 se crea la cátedra de Cirugía servida por D. Fernando González del Valle y en 1839, después de su regreso de París, Nicolás J. Gutiérrez dicta un curso de grandes operaciones en el Hospital Militar, del que era Cirujano Mayor. Antes de esta fecha sólo se habían practicado pequeñas intervenciones: una opera­ción de bubonocele por Tomás Montes de Oca y la sección tendinosa de las extremidades esternales del esterno cleido mastoideo por Manuel V. Miranda.

Es precisamente en la década del 40-50 que tiene lugar el florecimiento quirúrgico. Nicolás J. Gutiérrez, Fernando González del Valle y Vicente Antonio de Castro, cirujanos de los Hospitales San Ambrosio, San Francisco de Paula y San Juan de Dios, respectivamente, constituían la trinidad quirúrgica de aquella época de salvación, cabiéndoles la gloria de ser elegidos para practicar las operaciones que a juicio de sus contemporáneos se consideraban más difíciles y peligrosas.

De los tres, sólo Nicolás J. Gutiérrez había hecho estudios complementarios en el extranjero, en Francia, lo que le permitió perfeccionar sus conocimientos qui­rúrgicos, aprendiendo nuevas operaciones y más cuidadosas técnicas. A él se debe la primera tenotomía y la primera talla hipogástrica en 1842, así como las ligaduras de la arteria femoral y la ilíaca interna, la primera rinoplastia, litotricia y el uso de la anestesia por cloroformo.

Fernando González del Valle realizó la primera resección de la mayor parte del maxilar superior izquierdo y la resección de casi toda la base de la mandíbula inferior y Vicente A. de Castro llevó a cabo las ligaduras de las arterias ilíacas externas, la subclavia, la operación del estrabismo y la primera aplicación de la anestesia quirúrgica,

Introducción del uso de la anestesia quirúrgica: éter

El descubrimiento de la anestesia y su primera aplicación en Cuba, a pesar de estarse editando una revista médica. El Observador Habanero, fue dada a co­nocer al cuerpo médico en un diario informativo de la Capital. El sábado 26 de Diciembre de 1846, en el Diario de la Habana, entre las noticias diversas, una nota titulada "Sustituto para el mesmerismo" ofrecía la información del descubrimiento de un método para mitigar el dolor mediante la inspiración de cierto gas ... el cual parece demostrar que es un admirable sustituto para la fastidiosa operación de magnetizar, a fin de hacer ciertas operaciones quirúrgicas.

El 11 de marzo de 1847, en el propio Diario, Vicente Antonio de Castro da a conocer a sus compañeros y al público en general, haber hecho uso por prime­ra vez en Cuba de las inspiraciones del éter, correspondiéndole así la gloria imperecedera de haber sido quien la introdujo en nuestra práctica quirúrgica y que propagara su uso entre los cirujanos, brindándoles a sus compañeros el aparato para administrarla y cuantas nociones desearen en la materia para que alivien a sus semejantes. Fue también el primero que hiciera inhalar a alumnos de medicina con el propósito de conocer de sus efectos, y el primer constructor de aparatos para aplicar anestesia.

Aplicación del éter en la cirugía.

A las 7 a. m. del 15 de marzo se presentó en la sala de clínica del Hospital San Juan de Dios, un caballero bastante decente aunque pobre, para que le operase dos hidroceles de 18 años de fecha, usando de las aspiraciones del éter. Le reconocí detenidamente con el Dr. Esteban González del Valle y viendo que no había contraindicación, que el sujeto se había adictado y temperado días antes, resolvimos operarle conforme a sus deseos. Se le hizo aspirar el éter, y cuando perdió la sensibilidad a los 5 minutos, pero no el conocimiento, introduje el trocal en el lado peor, que era el izquierdo, pues estaba complicado el mal de la túnica con el tejido celular subfibroso; se extrajo la serosidad y se vio que existía un quiste en la parle superior; sepulté de nuevo el trocal en aquel quiste sin quitar la cánula de su sitio y así que salió la serosidad le inyecté yodo. El enfermo no sintió nada absolutamente. Hice quitar el aparato de la boca y puncé el lado derecho; salió la serosidad en abundancia y nada de sensibilidad hubo, pero al comienzo de la segunda inyección dijo el paciente que le dolía un poco, apliqué de nuevo el éter y todo dolor desapareció, hasta dejar la operación concluida.

Hubo un numeroso concurso en el cual se encontraba el Dr. Sánchez que me pidió delante de todos no olvidara citarle como testigo de la certeza de todo lo expuesto, y también estaba el Sr. Mas y el Dr. Valle, que me acompañó en la operación.

Acto continuo pregunté si entre los entusiasmados y brillantes discípulos de medicina había alguno que quisiera inspirar el éter y nos diera cuenta exacta de lo que sufriese. Se presentó el Sr. de Benítez y hubo lo siguiente: a la primera aspiración tos ligera; en las dos siguientes, esfuerzos incompletos para toser, al minuto sueño completo e insensibilidad absoluta. Se le pellizcó duramente, se le punzó con alfileres en muchos puntos, hasta hacerle sangre y siempre insensible. Quitóse el aparato y hasta que no se le hizo aire con el pañuelo no volvió en sí, diciendo, QUE QUERÍA DORMIR Y QUE ESTABA MUY TRANQUILO, y fue necesario hacerle tocar la sangre que le salió y viera las picaduras para convencerle de que le habían punzado. No daba más explicaciones de sus impresiones que la tos y el sueño

De estos hechos deducimos lo siguiente:

Primero: Que la máquina de hoja de lata llena tan bien las indicaciones, como la mejor que pueda inventarse o venir de Europa. Su único defecto es la falta de lujo.

Segundo: Que el éter inspirado suspende la sensación táctil y embriaga. Pero, ¿sucederá lo mismo en todos los casos? No lo creemos, antes estamos persuadidos de que una que otra vez, excitará el sistema nervioso y quizás exagere la acción sensitiva. Esto dependerá de la constitución de las personas. Pero cuando se advierte dicho fenómeno, se suspende la operación.

Tercero: Que puede usarse impunemente de las aspiraciones etéreas siempre que no haya padecimiento cerebral ni pulmonar

Cuarto: Que la prudencia aconseja no emplearlo en las operaciones de parto, sino cuando no se teme la inercia de la matriz.

Si nuevos hechos favorables o contradictorias se presentaren, lo comunicaremos con fidelidad. Es una cuestión que interesa a todo el género humano, a cuyo alivio he dedicado mi existencia.

Vicente A. de Castro.

Este trabajo científico, el primer artículo original propio sobre anestesia, revela que Castro no hizo un uso accidental del descubrimiento, sino en la medida de sus posibilidades, conocía todo cuanto se relacionaba con este problema y que no bastándole esa experiencia ajena, decidió por su propia cuenta formular opiniones, que denotan una clara intuición clínica de su parte, como es señalar la excitación nerviosa que puede producir y su más importante contraindicación: la de las enfermedades de las vías respiratorias.

Una modalidad de su carácter hizo que a Vicente Antonio de Castro le cupiese el honor de haber sido el primero en Cuba y en Hispanoamérica que hiciera uso del gran descubrimiento de Morton. Cuentan sus biógrafos que le criticaban a Castro que siempre perteneciera a la última opinión emitida, y aunque lo consideran injusto y se aprestan a defenderlo, debemos admitir que esta inquietud por lo nuevo fue lo que le llevó a convertirse en una gloria de la Medicina Americana. Su audaz hazaña de introducir y propagar el uso de la anestesia quirúrgica, cinco meses después de haberse descubierto en Boston y sólo unos 80 días después de estarse usando en el viejo continente de Europa, indican clarísimo talento y espíritu de constante progreso, más aún si tenemos en cuenta que se hizo solo. En su constante deseo de dar solidez a sus conocimientos y ávido de saber, estudió los idiomas francés e inglés para conocer todas las obras que se escribían en el extranjero sobre Medicina.

La aplicación de la anestesia, así como sus proezas quirúrgicas, las realizó en el Hospital San Juan de Dios, antiguo Hospital Militar, primero construido en Cuba en 1568, donde además profesó cursos públicos y gratuitos de Anatomía Descriptiva. Reconocido por todos como uno de los que más contribuyeron al adelanto de la Medicina en Cuba y le proporcionara días de gloria al Claustro Médico, porque constituía un Profesor sagaz y observador, no ha recibido sin embargo el testimonio de las generaciones posteriores por esta grande hazaña tan valiosa, quizás más que la de haber fundado las clínicas médicas y haber demostrado la importancia de la Anatomía Patológica.

Durante todo el año de 1847 se usa en casi todas las intervenciones quirúr­gicas la anestesia por el éter. El Diario de la Habana recoge informaciones extranjeras y la correspondencia que envían los médicos reportando los casos, e informando de los resultados en que se ha utilizado la anestesia. Así, en 31 de marzo, es el propio Dr. Castro quien da a conocer el aparato para las inhalaciones de éter de Charriere y el 13 de noviembre practica la primera amputación con anestesia.

El Dr. Fernando González del Valle da cuenta del primer fracaso en anestesiar a un enfermo, al cual se le estuvo haciendo inhalar éter en gran cantidad por espacio de seis minutos con el aparato de Jackson y el Dr. Priu hace la recomendación de usar la asociación de morfina y éter.

Desde ahora el nombre de Vicente Antonio de Castro deberá figurar en los fastos de la historia médica cubana, junto al de González Álamo, fundador de la enseñanza médica, Tomás Romay, introductor de la vacuna antivariolosa, Nicolás J. Gutiérrez, fundador de la Prensa Médica y de la Academia de Ciencias Médicas, Fernando González del Valle, creador de la Cátedra de Cirugía y Ángel José Cowley, el adalid de la organización sanitaria cubana.

_________________
"Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos traiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra patria. Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Porque, tenga o no, nuestra acción el éxito que esperamos, la conmoción que originara nos hará adelantar la senda del triunfo."
José Antonio Echevarría : La Habana, 13 de Marzo de 1957.
-------------------
http://politicacubana.blogspot.com
http://elarchivodelchiva.blogspot.com

El Compañero
Admin/Fundador de Cuba Debate
Admin/Fundador de Cuba Debate

Masculino
Cantidad de envíos : 7156
Localización : Donde mora la libertad, allí está mi patria
Empleo /Ocio : Debatir/Intercambiar ideas sobre temas cubanos e internacionales
Humor : Cubano
Efectividad de Comentarios y Análisis : 85
Puntos : 43177
Fecha de inscripción : 17/06/2008

http://politicacubana.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIA Y EVOLUCION DEL USO DE LA ANESTESIA QUIRURGICA EN CUBA PARTE II

Mensaje por Mayra el Vie Jul 11, 2008 7:37 pm

Pues, en realidad, muchas gracias Compa, aprendi muchas cosas nuevas interesantisimas sobre los albores de nuestra medicina.

Mayra
Co-Fundadora de Cuba Debate/Moderadora
Co-Fundadora de Cuba Debate/Moderadora

Femenino
Cantidad de envíos : 2485
Efectividad de Comentarios y Análisis : 10
Puntos : 20653
Fecha de inscripción : 17/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.