Foro Cuba Debate
Regístrate a nuestro foro y debate libremente sobre Cuba en un ambiente de cordialidad y respeto. Todos los puntos de vista y perspectivas son bienvenidas sean de un lado u otro del espectro político.

Noche de tormenta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noche de tormenta

Mensaje por Patrio el Lun Mar 30, 2009 8:49 am

Las madrugadas atlánticas son frías y al resguardo de mi acristalada terraza cual puente de mando de mi ínsula canaria intento capear no sin riesgo, temporales de nostalgias y brutales vientos capaces de hacer silbar las maltrechas jarcias de mis neuronas, como si el irlandés Beafourt en persona, sentado a horcajadas sobre mi oído interno se basara en mi estado para describir el grado 12 de su clasificación de los vientos. Hay noches de esas donde navegar en una tormenta de pensamientos es un suicidio en potencia, no hay nada más duro que saber que se está a un paso de la desolación espiritual, a una ola justa del naufragio de lo único que nos mantiene vivos, la fe en el futuro y hoy es una madrugada de esas.
Apenas rebaso la medianoche se avecina tormenta, pues lecturas de textos tales como "Propuesta en el Congreso norteamericano para autorizar viajes de turistas a Cuba", me indican que navego de nuevo por el Mar de la Desidia, el amplio e impredecible mare nostrum de inmovilismo del que creí escapar cuando a bordo de un IL 62 rebasé las aguas territoriales de mi isla de origen. A lo lejos, en el horizonte de mis retinas vislumbro que se acercan nubes de profunda incomprensión hacia la élite gobernante de Cuba y los meteorólogos políticos están a punto de cometer una pifia de proporciones olímpicas, porque a pesar de las nobles intenciones del congreso norteamericano, no es bueno tomar medidas de buen vecino sin sentar a la mesa de negociaciones a la otra parte en conflicto. Basta una ojeada a la línea seguida por el huracán Castro en su trayectoria de cincuenta años a solo noventa millas de la península floridana para prever el desenlace, una ralentización que haga más devastadora la tiranía sobre los restos de la otrora Cuba republicana. Si al menos estos imitadores de los jesuítas del desaparecido Observatorio de Belén de la capital cubana leyeran el Eclesiastés, capítulo 11, versículo 5, percibirían una nota de intenso matiz aclaratorio:"...No sabes cuál es, el camino del viento...". Al parecer los congresistas de nuestro vecino norteño hace tiempo que no hojean las Sagradas Escrituras y aquejados de una progresiva miopía, pretenden atribuir los cambios en la cúpula gobernante a una preparatoria para inminentes cambios en el sistema totalitario castrista y no identifican lo evidente, una purga de corte estalinista con el fin de recrudecer la represión. A ellos la tormenta les sorprenderá, a mí no, porque no es que sea un marino avezado pero una experiencia de treinta y cinco años al mando de mi cerebro, sorteando tempestades de consignas y arbitrariedades, es más que suficiente para ordenar a voz de cuello a mi intelecto: Neuronas a cubierta, recoged velas y todos preparados para el temporal de represión.
Los confiados cowboys del congreso norteño, fumadores empedernidos de Havanos que atraviesan como misiles un embargo que solo sirve para justificar sesiones de la ONU, navegan atrevidos por un mar que les juega malas pasadas desde 1959 y pretenden dotar de particularidades a la revolución caribeña, obviando una realidad que los envuelve en aguas someras preñadas de escollos como lo fue la Europa del Este en la etapa de Stalin. Al pueblo norteamericano lo pueden engañar a gusto con la maquinaria propagandística como lo hizo la Comisión Warren con la archiconocida "bala mágica" en el asesinato de Kennedy, pero al cubano del insilio y el exilio no es fácil cantarle un strike por bola, porque al nativo de la isla cárcel le han engañado tanto, que el olfato para la estafa gubernamental lo ha incorporado por vía genética. Se nos podrá acusar hoy por hoy de cualquier cosa, menos de coprófagos.
El exilio despierta de un enquistamiento existencial con tendencias quijotescas, ávido de molinos de viento donde descargar décadas de frustraciones y se aprecia una clara inclinación a la acción más apropiada, el apoyo a la cada vez más amplia disidencia interna y la aceptación de una vez y por todas de una sentencia tan cierta como el Teorema de Pitágoras, estamos solos y si no nos proponemos ser libres, moriremos sin amo pero sin patria. Sin duda alguna, la frase martiana es consoladora y digna, pero pronunciada en el siglo XIX se nos hace al día de hoy de tintes conformistas, hay que morir sin amo y además con patria, porque nos corresponde por derecho.
El dictador Fidel Castro Ruz le dió un largo curso a su hermano como para jugar con éxito al béisbol político con el 7mo de Caballería destacado en Washintgon DC, siempre intentar ser "home club" y ni siquiera en la primera entrada dar la menor seña al contrario. Y los congresistas amparados en un Obama tan hábil que ganó hasta los votos del bastión más anticastrista del mundo, La Florida, se han decidido por lanzar la primera bola al parecer sin previo aviso, detalle que tampoco me creo pues hay demasiado en juego. Según algunos estudios, prospecciones petrolíferas en el norte caribeño próximo a Cuba inclinan la balanza a no perder más tiempo frente a competidores eslavos y al gigante dragón de ojos rasgados que ha inundado de televisores Panda los hogares isleños y la tendencia es a una aproximación escandalosa a la dictadura castrista, a cambio de ligeros cambios cosméticos que escondan el terrible rostro de la sanguinaria revolución, siempre dispuesta a canjear presos por gestos de buena voluntad siempre europeos y ahora de su más enconado enemigo, los Estados Unidos.
A riesgo de escorar ideológicamente a los ojos de mis compatriotas, debo reconocer cierto recelo por quienes a lo largo de más de un siglo nos han regalado vaselinadas enmiendas e intervenciones e incluso ondean su bandera sobre un fragmento de mi territorio natal, detalle que soy partidario de exigir su devolución en caso de consagrarse una Cuba libre y democrática algún día. Soy un acérrimo partidario de la soberanía de mi isla al precio que sea necesario y si estoy en contra de la dictadura castrista, también estoy en contra de bases en mi territorio, aunque muchos me hablen de Ley de Ajuste y otros detalles que podemos agradecer de muchas formas algún día, pero como decíamos en aquel coro de nuestras infancias: "Calabaza, calabaza, cada uno para su casa".
No estoy en el Observatorio de Belén, ni quiero sustituir a José C. Millás en el Observatorio Nacional por aquella época del ciclón de 1926, endiablada perturbación dirigida por Mefistófeles para distraer a los cubanos del nacimiento en Birán del futuro sátrapa, pero como cubano de a pie versado en las calles bajo la bota socialista, no veo ni con buenos ni con malos ojos la última purga en la élite castrista, sencillamente no les creo y objetivamente veo como única solución para Cuba un recrudecimiento del antagonismo entre disidencia y gobierno y la exaltación a la desobediencia civil, porque en Cuba sólo están de más los que han tiranizado la isla durante los últimos cincuenta años. Una Cuba democrática es literalmente imposible bajo la existencia de los Castro en la escena política y es nuestro problema cardinal.
La hora es de unión de todos los patriotas y por ello desde mi puente de mando, conecto la radio y escucho sintonías similares por tierras foráneas donde moran cubanos dignos y me digo: Proa al viento y adelante.

Patrio

Patrio
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original

Cantidad de envíos : 279
Efectividad de Comentarios y Análisis : 18
Puntos : 15862
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.