Foro Cuba Debate
Regístrate a nuestro foro y debate libremente sobre Cuba en un ambiente de cordialidad y respeto. Todos los puntos de vista y perspectivas son bienvenidas sean de un lado u otro del espectro político.

La silla inoportuna.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La silla inoportuna.

Mensaje por Patrio el Vie Oct 24, 2008 11:09 am

El 12 de Octubre de 2003, el por entonces máximo representante de la oposición española Rodríguez Zapatero, protagonizó una "sentada" en ocasión del desfile militar por el Día de la Hispanidad al paso de la bandera norteamericana. El gesto tomado por la izquierda española como un acto de viril desacuerdo a la política norteamericana en Irak tuvo una trascendencia que no calcularon los ideólogos socialistas. El momento muy mal escogido y el objetivo menos apropiado aun, la bandera norteamericana. El simbolo que un día se irguió en Normandía tiñendo el mar de sangre americana para liberar a la letrada Europa del nazismo al costo de 300 000 vidas, el simbolo de la nación más representativa de los ideales libertarios del mundo, fue desdeñado por el entonces aspirante a la presidencia de España.
Tal acto no pasó inadvertido para las autoridades norteamericanas y sólo hasta tres años después, el 12 de octubre de 2006 los españoles no verían ondear nuevamente la bandera norteamericana, pero esta vez el ya presidente Zapatero si se puso de pie, al parecer a pesar de su partido el PSOE y los "progres" hispanos, los mismos dedicados con fervor al arte subvencionado por las arcas del gobierno y con tan pésimo valor artístico pues ni en la propia España, los filmes españoles tienen resultados medios de taquilla. Los mismos que en vez de preocuparse por la economía española están enfrascados en desenterrar muertos, detalle necrofílico al que no escapa ni Don Federico García Lorca. Pero el 12 de octubre de 2006, con la misma premonición funesta que señalara el adalid granadino "...a las cinco de la tarde..", el presidente español del PSOE se levantó al paso de la bandera americana, tan a pesar de la izquierda, que muchos medios periodísticos reflejaron un curioso detalle. La Televisión Española estatal no mostró durante más de una hora, la imagen del presidente y menos aun al paso de la bandera americana, como si levantarse ante la respetable insignia representara una genuflexión ideológica ante los estadounidenses. Sólo gracias a los fotógrafos el instante quedó plasmado para la historia.



12 de octubre de 2003


12 de octubre de 2006

Tal parece que el español más favorecido de forma indirecta por los atentados terroristas de Madrid pues le otorgaron la presidencia, tiene una clara tendencia a inclinarse por las acciones desfavorables. Esta característica me recuerda el fatídico abrazo de Fidel Castro, presidente al que abrazara, presidente que era destituído o que moría trágicamente. El abrazo de Fidel Castro era como la "Mota Negra" que inmortalizara Robert L. Stevenson en la archiconocida "Isla del Tesoro". Ahí están para la historia los casos de Salvador Allende, Omar Torrijos, Maurice Bishop, Samora Machel y muchos más. El caso de Zapatero es similar, si vive usted en un condominio donde existe una comunidad de propietarios y no quiere que le elijan como presidente trate de obtener el voto del presidente español, si lo logra usted no será elegido. Consulte la lista que le ofrezco a continuación:
1. En las elecciones francesas Rodríguez Zapatero apoya abiertamente a Segonele Royal. Gana ampliamente el actual presidente Zarkozy.
2. En las elecciones estadounidenses Rodríguez Zapatero apuesta sin duda alguna por John Kerry. Gana George Bush.
3. En las elecciones alemanas Rodríguez Zapatero apoya a Schröder. Gana Angela Merkel.
Digno de un título honorífico de gafe mayor, una especie de "mal de ojo" con piernas, el presidente español actual además es muy selecto en amistades y puede usted verle codearse frecuentemente con dignatarios con sobrada fama de "demócratas" entre los que se cuentan Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Teodoro Obiang y otros que han protagonizado golpes de estado y encabezan dictaduras. En conclusión, que los asesores presidenciales españoles odian abiertamente a su jefe o gozan de la consabida habilidad diplomática de su ministro de Exteriores, conocido en el mundo periodístico por "Desatinos", gracias a sus frecuentes pifias.

Ahora el mundo se prepara para una Cumbre en Washington a celebrarse entre el 14 y el 15 de Noviembre y todos los medios periodísticos se hacen eco de la no invitación a España. Al parecer el presidente George Bush ha estudiado la facilidad del mandatario español para que las cosas le vayan mal y es una garantía de éxito de esta Constituyente de la economía mundial, mantener alejado a "Mal de Ojo" Zapatero. Si va, a pesar de cualquier esfuerzo pueden dar por sentado que se avecina una recesión más brutal que la pronosticada por los especialistas, si no lo creen, miren el "exitazo" conseguido por el famoso Pacto de Civilizaciones.
Pero sin tener en cuenta el maléfico detalle, nos referiremos a la importancia económica de España teniendo en cuenta que el objetivo de la mencionada reunión es revertir la crisis mundial e incluso prevenirlas en el futuro y por ello es la desición de incluir en el evento al llamado G20, el grupo del que forman parte la Unión Europea, los miembros del G7 -los países más desarrollados del mundo- más Rusia, China y la India, además de otras naciones en desarrollo, entre ellas Argentina, México y Brasil. A continuación les expongo un fragmento de una artículo de veracidad aplastante, publicado en El Confidencial.com y firmado por Carlos Sánchez:
"...¿Merece España estar en la élite del mundo por su tamaño? Lo primero que habría que decir es que es simplemente falso afirmar que España es la octava economía del planeta. Según los últimos datos publicados por el Banco Mundial -en términos de paridad de poder de compra, lo que permite hacer comparaciones- diez países son más grandes que España. En concreto, y por este orden, EEUU, China, Japón, Alemania, India, Reino Unido, Francia, Rusia, Italia y Brasil. Por detrás, y prácticamente con el mismo tamaño, se encuentran México y Canadá. Los datos se refieren al año 2005, y ponen de manifiesto que España representa el 2,15% de la economía mundial.
Es seguro que en los últimos años la posición relativa de España no ha mejorado respecto de sus antecesores en la lista. La economía española, según el Banco Mundial, equivale a 1,18 billones de unidades de poder de compra, muy lejos de Brasil: 1,58 billones o Italia: 1,62 billones.
Este argumento -exclusivamente numérico- sería suficiente para excluir a España del top ten, pero sería sin lugar a dudas injusto si no se tuvieran en cuenta otros determinantes. Por ejemplo, el peso de España en los organismos económicos internacionales, en este caso es el FMI, que es el relevante en este asunto. Pues bien, teniendo en cuenta el nuevo reparto de cuotas decidido en el Fondo Monetario Internacional, España ocupa el puesto 15 en derechos de voto, que se corresponden milimétricamente con sus aportaciones financieras. En concreto, después de la última reforma, representa el 1,63% del FMI, por debajo, incluso, de su peso en la economía mundial.
Nuevamente, EEUU está a la cabeza (con el 16,73% de los derechos de voto), y por delante de España se sitúan Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, China, Italia, Arabia Saudí, Canadá, Rusia, India, Holanda, Bélgica y Brasil. Es decir, que tampoco por esta vía España reuniría los requisitos para entrar en el sanctasanctórum de la economía mundial.
Algunos podrán argumentar que la renta per cápita de los españoles (27.270 unidades de poder de compra) está entre la más elevadas del mundo. Pero de nuevo, España ha pinchado en hueso. Según los datos del Banco Mundial (y siempre en términos de poder adquisitivo real) hay hasta 25 países cuyos ciudadanos disfrutan de una renta superior a la española. A la cabeza de ellos, Luxemburgo, con sus 70.014 unidades de poder de compra.
Un cuarto argumento se puede dar para explicar la necesidad de que España se incorpore a la élite mundial: su población. Pero entonces surge otro problema, como ayer mismo reconoció Sarkozy, otro país europeo, Polonia, tiene casi tantos habitantes como España (38 millones frente a 44 millones), por lo que en caso de España fuera invitada a participar en un G-7 ampliado, Varsovia podría reclamar su derecho a participar en la reunión..."

Indudablemente, la presencia de España no es imprescindible en el cónclave mundial y ya lo reafirmaron las autoridades estadounidenses, aunque su presidente vuelva otro 12 de octubre a sentarse desafiante ante el paso de la gloriosa bandera de estrellas y barras.

Patrio

Patrio
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original
Ganador por Votación del Foro al Premio Golden Post por Mejor Articulo Original

Cantidad de envíos : 279
Efectividad de Comentarios y Análisis : 18
Puntos : 15882
Fecha de inscripción : 18/06/2008

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.