Foro Cuba Debate
Regístrate a nuestro foro y debate libremente sobre Cuba en un ambiente de cordialidad y respeto. Todos los puntos de vista y perspectivas son bienvenidas sean de un lado u otro del espectro político.

ANDRES REYNALDO: El discurso inmovil

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ANDRES REYNALDO: El discurso inmovil

Mensaje por politico el Dom Jul 27, 2008 4:15 am

Digg it del.icio.us ANDRES REYNALDO: El discurso inmovil
ANDRES REYNALDO
En la niebla de los debates sobre el futuro de Cuba (a veces menos meditación que conjuro) estamos acostumbrados a discernir muy poca tierra firme. La ambigüedad es nuestro polo. Sin embargo, aún a la deriva avanzamos hacia un vórtice de obligado reencuentro. Aunque fuera una guerra civil. Muchos dirán que hoy por hoy las cosas no pueden ser peores. Creamos que la idiosincrasia, la estructura familiar, las coyunturas internacionales y la geografía imponen un límite a la dispersión. Por lo demás, el pesimismo hará opinión, pero política.

La imposibilidad esencial de esta hora cubana, como es obvio, reside en la ausencia de una voluntad de diálogo del castrismo con la oposición interna y el exilio. Cada una de estas fuerzas, en su medida, opera con un mismo y enajenado discurso nacionalista. Una anacrónica e inmóvil plataforma lin- güística, plagada de tópicos inmmunes a la crítica. A pesar de los reiterados llamados al diálogo por parte de los disidentes y de su inapelable talante democrático, esta lengua patria tiene rasgos mutuamente inhibitorios.

Un quehacer político fructífero reclama un discurso de identidad nacional por encima de las ideologías. Debe hablar de valores, no de métodos. A la sombra de ese marco supraideológico, los gestores políticos encuentran una garantía tanto en el gobierno como en la oposición. Asimismo, se ven obligados a reformular constantemente sus programas para satisfacer las exigencias de una sociedad civil con los medios, las nociones y el sentido de comunidad cultural necesarios para crear un entorno crítico. Para que la política responda a su momento.

El desmantelamiento de esa plataforma lingüística supera nuestras actuales circunstancias. Semejante proceso debe surgir de las elites, hacerse un cauce a través de la libre discusión y generar una acción razonadora. A 106 años de la independencia todavía quedan fundamentales preguntas sobre la capacidad del ejército mambí para ganar la guerra contra España o incluso llevarla a un punto de estancamiento, el grado de madurez de nuestra identidad a fines del siglo XIX y el carácter y las ideas de algunos eminentes próceres independentistas. De José Martí, nuestra influencia tutelar en el siglo XX, no se ha escrito una biografía que cumpla con un moderno estándar académico. Ni siquiera su desigual obra literaria ha sido contrastada con el canon de su época.

Nos conocemos mucho menos de lo que presumimos. En la vulgar ambición del castrismo para hacer historia suele advertirse la incómoda conciencia que deja esa presunción. Sentados sobre las ruinas de lo que fuera una nación próspera y socialmente avanzada en la década de 1950, abundan los cubanos (no necesariamente castristas) que justifican a Fidel Castro con la espeluznante vanidad de haber puesto a Cuba en el mapa del mundo.

Todos los gestores políticos cubanos se sienten herederos del pensamiento revolucionario independentista. Aunque no puede decirse que nutre una doctrina estrictamente autoritaria, es innegable que contiene elementos excluyentes. En el mismo Martí, de vocación republicana, se nota un espíritu carlyleano, que concede al héroe y al profeta una misión prometeica por encima del resto de los hombres. En el mejor de los casos, podemos asegurar que ese cuerpo de ideas está recorrido por una agresividad normativa incompatible con una contemporánea convivencia democrática. Es perturbador que de Gerardo Machado a Eduardo Chibás y de Felipe Pérez Roque a los activistas que hostigan a Rosita Fornés cuando viene de visita a Miami circule la misma retórica y se pongan flores a los mismos altares.

Acaso pudieran abrirse brechas de entendimiento si se precisan áreas de realidad comunes a esos gestores políticos. Por lo menos, tratar de amortiguar la angustia que permea y con frecuencia paraliza el estado de opinión sobre la isla, haciéndonos temer tanto al porvenir como al presente. De la dificultad en saber qué somos surge la duda de nuestra aptitud para gobernarnos. Agobiados por esa identidad contradictoria y fácilmente manipulable, disminuye nuestro compromiso con el otro. Eso explica que nuestra desesperación concluya en la fuga, en vez de la rebelión. En el laberinto de la historia, la razón aguarda para darnos un rostro.

politico
Forista Guerrero, Anticomunista y Anticastrista
Forista Guerrero, Anticomunista y Anticastrista

Masculino
Cantidad de envíos : 1813
Edad : 51
Localización : Alemania
Empleo /Ocio : Anticomunista,Anticastristra y gusano al 100%
Humor : jodedor oriental
Efectividad de Comentarios y Análisis : 20
Puntos : 21070
Fecha de inscripción : 25/06/2008

http://www.superpolitico.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.